TESTIMONIOS

Linda , Rosa!

Para mí fue muy importante el tiempo que participe en tus clases de yoga , mezcla de ashtanga y hatha yoga , te agradezco porque aprendí mucha técnica y respiración , que muchas veces es mejor ir lento , pero consciente y conectando con el cuerpo y la respiración. Que cada postura , tiene un sentido y que es mejor hacerla con presencia para ir logrando el movimiento correcto y recibir los beneficios de cada de las posturas.

Bueno y la sanación con los cristales. Fue maravilloso como canalizaste y me ayudaste a sanar , esas primas de mi mamá que se ahogaron
Me sentí , liberada , un miedo interno que siempre me acompañó y que me limitaba en el vivir. Quede confiada de que todo iba a estar bien.

Ese miedo, además, me producía rabia, porque no lograba entender de donde venía y que era.

Beca

Al trabajar contigo me pude conectar con la sabiduría del universo, entendiendo que todo va ocurriendo cómo debe ser. Que si fue así es porque no podía ser de otra manera. Me ayudó a salir de la culpa y a reconciliarme con mi niña interna, a quererla y desde ahí valorar mucho más mi camino.

Me acuerdo una vez que trabajamos con piedras y pude ver todo el peso que llevaba a diario y que sin duda de ahi venía mi cansancio extremo. Me siento más liviana y más confiada . Más protegida por la tierra...
Ahora confío...el miedo disminuyó mucho.

Muchas gracias!!!!

Andrea

"Me permitiste dejar fluir las circunstancias y no presionar ni forzar la ocurrencia de los momentos, manteniendo una actitud receptiva y abierta, dejándome llevar por mi intuición y sabiduría interior. Así llegó “la magia” que al escucharla se convirtió en una guía para mi vida"

Carmen Gloria Marin


Cuando me operaron de una hernia a la columna vertebral trabajamos en mi recuperación, fue maravilloso el practicar Pilates contigo. Además de la recuperación física también obtuve una recuperación anímica por el trabajo emocional en conjunto con el físico.
Años después ayudaste a mi hijo adolescente que tenía una leve asimetría en sus lados izquierdo y derecho.

Muchas Gracias.

Paola Rosatti

Hola Rosa
Desde que comencé a practicar meditación contigo, cambió la forma de ver, sentir y vivir la vida, mejor dicho, de vivir mi vida.
Yo te comenté en varias oportunidades los problemas o conflictos que vivía en mi trabajo, lo preocupada y amargada que estos me hacían sentir.
Te dije antes de despedirnos lo tranquila que me siento producto de lo conversado, el estrés contínuo que vivía al ir a trabajar ya no lo siento.
Tus enseñanzas respecto de la vida, al escucharte al inicio de nuestras clases de meditación me dejaban con una gran paz interior.
Rosa, se te extraña por estos lados.

Un abrazo de miel

Susana

El trabajo desarrollado con Rosa ha sido una gran experiencia desde el punto de vista del desarrollo del Ser. Yo elegí trabajar con Rosa luego de escucharla exponer en un seminario, con mucha claridad y simplicidad sobre temas no siempre fáciles de dar a entender. Ella tiene esa cualidad de ser clara y directa

Mi experiencia en el trabajo juntos es muy gratificante sobre todo por la forma en que ella es capaz de penetrar en temas que de otra forma podría tomar años o una serie larga de sesiones de terapia.
Rosa tiene la cualidad de mirar más allá de lo que simple vista parece ser, la cualidad de ver aquello que está obstruyendo el fluir normal de la energía. Posee también una extraordinaria capacidad de encontrar el tipo de terapia que mejor se adapte a la persona.

Nuestras sesiones fueron una real orientación en la dirección correcta hacia una sanción.

Luis Mualim

Durante toda mi vida tuve dos problemas, primero, me llevaba mal con casi toda mi familia y el segundo, que no me gustaba mi cuerpo. Después de un trabajo muy hermoso junto a ti, pude sanar para siempre el vínculo que me une a mi familia y las cosas cambiaron maravillosamente, me sorprende aun todos los días el amor y apoyo que me da mi familia en cada aspecto de mi vida, y eso es gracias a el trabajo que realizamos juntos, por eso te estaré por siempre agradecido, y siempre te recordaré como mi maestra, el otro problema fue mi cuerpo, que gracias a ti también ha disminuido, siento que he avanzado mucho y eso es gracias a tu trabajo conmigo, gracias por enseñarme a respirar y a aceptar, gracias por ayudarme a ver en mi mismo la gracia infinita de Dios, eres una tesoro para la vida Rosa, de verdad lo digo.

Ignacio

En septiembre 2015 sufrí un accidente cerebral vascular de intensidad media que me dejó con todo el lado derecho bastante paralizado , entonces, como confío plenamente en las capacidades terapéuticas de Rosa me puse exclusivamente en sus manos, sin ninguna especialidad específica de medicina tradicional de apoyo, solo con ella . En un mes y medio aprox diariamente Rosa uso sus distintas capacidades y terapias para ayudarme física y emocionalmente en mi recuperación y fue así como hubo un antes y un después en mi vida entera , comprendí el pk de mi enfermedad y logré recuperarme 100%, por completo, caminar, hablar, etc. Pude hacer un cambio físico y mental profundo en definitiva ,-sin vuelta atrás - así es que no puedo estar más agradecida de su calidad personal, profesional, su generosidad, su profundidad y entrega al paciente . Su gentileza, sus amplios conocimientos de las diferentes terapias que uso y amorosa presencia fueron fundamentales en todo el proceso y recuperación posterior

Gracias mi preciosa !

Jannet Musri 

Hola Rosita.

Mi impresión de la experiencia inductiva la miró en varios aspectos
Me impresiona la intervención del terapeuta en este caso tú, para ir sacando y organizando los contenidos que emergen,hay una capacidad de interesarse activamente en el otro que despertó el recuerdo que en mi, tú te hiciste uno conmigo.
El otro aspecto que me impresiona es darme cuenta que aquel que hablaba y te respondía está ahí ,ese yo que no soy yo que está a mi lado sin yo verlo( poema de J.R. Jiménez).
Es como decir "está aquí, ha estado aquí todo el tiempo".
Pero a veces hay muchas interferencias.
Cada vez que lo he escuchado es un relato refrescante,como tomar aguita fresca tiene algo de nuevo cada vez.

Eloisa Guzmán

Nuestra experiencia contigo fue muy especial y siempre lo llevaremos en nuestros recuerdos más

preciados.

Formaste parte de dos procesos muy intensos y significativos para nosotros. En una primera instancia la

ceremonia por el fallecimiento de mi suegro, el cual a pesar que sabíamos que no teniamos mucho más

tiempo junto a él... nunca pensamos que la misma semana iba a fallecer.

Aquella ceremonia y las conversaciones que tuvimos previas fueron momentos de muchas emociones y 

energías intensas, sin embargo, siempre envueltas en un manto de calma, tranquilidad y aceptación que

nos transmitiste a todo momento. Aceptar la muerte como un paso más y llevarlo con nosotros en los

momentos que vivimos posterior a eso en nuestra celebración de matrimonio.

Gracias a tu apoyo y consejos, pudimos combinar dos eventos trascendentes en nuestras vidas, para

muchos incompatibles, en una unión armónica y llena de amor que nos dio sentido y mucha paz.
Durante este año, me he entrenado poco a poco a desarrollar la conciencia en muchos niveles de mi vida

 y dentro de ellos de aceptar nuestra vida y muerte como partes de un proceso universal e infinito lleno de

enseñanzas y luz. Nuestra unión el año pasado, fue el comienzo para mi de abrir una puerta a la

espiritualidad que nunca pense que vivía en mí. De esta forma a través de mis aprendizajes los llevo a

nuestro matrimonio y vida junto a Walter...lo que cada día nos hace más fuertes y despiertos.

 

Finalmente el momento de nuestra celebración en matrimonio junto a ti fue el cierre de una semana de

apoyo espiritual maravilloso, que sin ti no imagino como lo hubieramos logrado.

Te agradeceremos eternamente tu compañía y sabiduría.

Natalia Ferrando


Hola, mi nombre es Danae y tengo 40 años y tuve la suerte y bendición de haber conocido a la maravillosa Rosa Puga.
Durante mi vida he probado varias terapias y sanaciones de distinta índole y mi experiencia con Rosita fue única y reveladora. Trabajamos con las piedras que abrieron mi mente y mi corazón q habían estado ciegos y paralizados a la verdadera y hermosa realidad. Concientizo mi negativismo profundamente y la hipnosis, sin duda, fue la experiencia más profunda y potente que he tenido en mi vida. Y como una semilla ha crecido dentro de mi revelandome y haciendo una relación comprometida y verdadera con mi propio ser.
Es un trabajo constante de uno mismo y Rosa fue la chamana que despertó en mi el principio de mi verdadera sanacion y la inspiración para q esto sea así y para que la vida de verdad "me suceda" y "la viva" así como es de misteriosa, fantástica y perfecta....
Sólo puedo estar profundamente agradecida de su gran sabiduría, entrega, disposición, bondad y de su esencia sencilla y verdadera!!!

Danae Jaksic

1- Mi primer contacto con Rosa como terapeuta, fue un acto puro de energía, un llamado del inconsciente, previo a la sesión, no tenía como llegar a ella. Tuve su nombre constantemente en mi cabeza producto de los e-mails de invitación a sus actividades, más no sabía. Sufrí de insomnio crónico-severo por más de 5 años, aburrida de los medicamentos y las sobredosis que no me ayudaban en nada, decidí aguantar hasta que el sueño me venciera, después de 5 días sin dormir ni de día ni de noche, me venció el sueño y al despertar consideré que era momento de contactarla para pedir su ayuda. Quedamos de vernos en su centro unos días después, le conté las partes más guardadas de mi historia ancestral, incluyendo la presencia de mi tío abuelo ya muerto que fue brujo de magia negra, a quien yo sentía rondándome desde pequeña y la angustia que me provocaba. Respondiendo a eso, llevamos a cabo un ritual y sahumerio ese mismo día, no puedo olvidar la llama que se encendió en la vasija. Al acabar, sentí la liberación al instante, el cansancio llegó por fin y al llegar a casa caí, después de años, en un sueño profundo. Tengo mucho que agradecer, entre eso, que hasta el día de hoy, dejé de sentir aquella presencia oscura atormentándome.

 

2- Recuerdo que me acerqué a Rosa, en primera instancia, porque me había desvinculado de la iglesia para investigar mi lado místico, sumergirme y tener mi propia opinión, fue así que comencé a ayudar en temazcales, desde la construcción hasta el fuego y el agua. El primer temazcal me lo tomé con respeto y cautela, decidí ayudar en todo pero no entrar,me quedé acompañando el fuego y fue una experiencia muy llenadora, me sentí como una madre conteniendo, luego de participar del mismo modo en 2 más decidí entrar y la experiencia fue transformándose en mi ser dentro de vientre. Recuerdo que al terminar no quería salir, lo que trajo a mi memoria el hecho de nacer con el cordón umbilical enrollado entre la cabeza y el cuello, señal de lucha, quizá. Fue tan sanador que mi cabeza estuvo 1 mes con salpullido y picazón. Hubieron más experiencias, como mi vigilia después de un temazcal de invierno que terminó en acompañarnos desde las 4 am app con un agüita caliente y conversaciones de amigas y un fuego que al día siguiente, terminó por cocinar nuestros alimentos, muy lindo! recuerdo que esa vez Rosa me dijo que yo era una guerrera, fue como una caricia a la memoria del alma.

 

3- Un día Rosa decidió hacer un ritual a la luna con despacho al fuego, se invitó a personas y un grupo lindo asistió. Lo hicimos en el patio del lugar que en ese momento era el centro. Se danzó y cantó, se hizo el despacho, se conversó y rezó. Acabado el ritual los asistentes poco a poco se fueron y quedamos solo las dos.Mi fascinación por acompañar el fuego me permitió estar despierta toda la noche alimentándole pero lo más bello fue que nuevamente este sabio abuelito se nos unió en amistad, nos escuchó y acompañó, fue contenedor y dulce, Nuevamente salí con el alma llena.

 

4- Rosa se aventuró a hacer un taller para mujeres, donde la diosa que habita en cada una tomaría un rol primordial. Rosa es siempre muy amable, te da una sensación de tranquilidad hogareña y ese día no fue menor. Planificó una merienda para compartir donde pudimos disfrutar de un rico té chai. posteriormente el trabajo fue circular, donde cada una de las asistentes pudimos hablar de nosotras, hacer un altar en medio y soltar, llegado el momento, cada una tomaría un sobre al azar donde se describía a una diosa, ahora ese era nuestro rol en el grupo, fue muy entretenido hablar pretendiendo ser otra mujer y entender a su vez que todas ellas somos nosotras, que todas esas diosas en la historia son una misma mujer, eres tú y soy yo.

Angie